sábado, mayo 13, 2006

La tiranía del que sufre

Como he dicho alguna vez me he pasado la vida huyendo. En estas fechas, en las que se acumulan fiestas: semana santa, el puente de mayo, san isidro, en estas fechas yo tradicionalmente he huido. La idea de pasarlas enteras encerrada o mendigando compañía para poder huir, hace que la ansiedad se dispare. Hoy hay otro puente de tres días y estamos a sábado, me voy de viaje, porque me las he apañado para encontrar una coartada perfecta y justificar la necesidad de ir de viaje. Mi subconsciente se comenzó a tranquilizar. Pero no contaba con una pieza nueva en el rompecabezas que es mi vida: mi casa.

Ayer de nuevo me acurrucó entre sus brazos y esta mañana al despertar lo que he sentido como una bendición ha sido el silencio. Nadie iba a percatarse de que me había despertado de que ya estaba en pie, nadie me iba a preguntar, a pedir a recordarme nada, no estoy en el trabajo, tampoco estoy en casa de mis padres, no tengo que demostrar nada a nadie, no estoy a prueba. Pruebas de si he recogido bien la ropa, limpiado bien, realizado aquel o este recado...

Y ahora antes de partir, me tengo que ir a un compromiso social, cosa que me pareció estupenda cuando me invitaron... pero aquí, desde el silencio, desde el placer de no tener que dar cuentas a nadie, me cuesta moverme. Estas horas transcurren con una silenciosa cadencia y me relajo, desconecto.

Me voy esta tarde después del compromiso, me voy al mar, mi otro aliado, pero hoy debo decir que me arrepiento de haber removido Roma con Santiago para marchar, hoy no tengo necesidad de huir y te he convencido de que debíamos irnos que ya llevábamos demasiado tiempo encerrados entre los muros de Madrid y que era lo mejor y de paso...

Hoy entiendo tu resistencia a dejar de estar solo con tus cosas sin dar explicaciones a nadie, sin que nadie te marque un ritmo. Lo entiendo como una parte del egoísmo, que nos mantiene vivos y sanos, este egosimo no es malo, sino todo lo contrario, ser egoísta, nos ayuda a sobrevivir. Pero cuando sufres, te conviertes en un tirano, el dolor hace que lo imposible cobre el significado de fácil, si eso te va hacer bien. Poner en una balanza y siempre salir ganando con nuestras necesidades frente a las de los demás, es un juego dominado por nosotros a la perfección y las pruebas nos apoyan, somos los tiranos del platillo de la balanza. Porque solemos hacer cómplices de nuestro dolor por no ayudarnos, a los que nos rodean, verdugos, por que lo son por omisión, si no se pliegan y sacrifican sus necesidades frente a las nuestras, incluso sin quererlo y otras veces queriéndolo, chantajeamos

Hoy he descubierto que me gusta dejarme llevar por este silencio, que mi mente se relaja que mi humor se suaviza y todo se vuelve menos frenético y con más sabor. Misteriosamente hoy terminaré huyendo de esta bondad y yo misma me lo he buscado.

11 comentarios:

Anonymous Avalon ha dicho...

si, eso se llama vagancia... :-P
pasalo bien, que ya que vas es tontería... ;-)

sábado, mayo 13, 2006 1:05:00 p. m.  
Anonymous Patomas ha dicho...

Lo que debes hacer es disfrutar a tope, pero no dejes de sentirte así en una totalidad, pues a veces se disfruta más de todo cuando llevamos a flor de piel sensaciones del tipo que séan...

Un saludo! y buen puente!!!

sábado, mayo 13, 2006 7:10:00 p. m.  
Anonymous epoptek ha dicho...

el gusto de la independencia
de la libertad
podrás seguir disfrutándolo a tu vuelta
ahora, toca irse sin que sea una huida

sábado, mayo 13, 2006 9:39:00 p. m.  
Blogger AZUL ha dicho...

La vida no para...sigue avanza, contínua...y nosotros con ella, aún en los silencios, aún en el resposo.

Mil bikos.

domingo, mayo 14, 2006 7:39:00 p. m.  
Blogger Jessika ha dicho...

A veces la soledad no es mala, siempre te enseñará algo y hará que te encuentres con alguna parte de tí que tenías olvidada, yo también huyo de vez en cuando, este fin de semana no me dejaron huir y entonces descubrí lo maravillosa que era la amistad y que después de tanto tiempo aún seguía ahí.
Un besito.

lunes, mayo 15, 2006 10:13:00 a. m.  
Anonymous osito ha dicho...

hola...
aveces tenemos que andar para adelante sin mirar atras...
besos

lunes, mayo 15, 2006 1:44:00 p. m.  
Anonymous Credendo Vides ha dicho...

Bueno, aun así, espero q disfrutes del puente, la playa y la soledad de las olas al ir y venir. En la playa, a veces, entre tanta gente, tb se ve soledad.
Saludos desde el Inframundo.

lunes, mayo 15, 2006 6:12:00 p. m.  
Blogger Iron ha dicho...

En las tecnicas de relajacion existe un termino "Espacio seguro".
El ser humano tiene varios niveles de atencion. Esta cientificamente comprobado que el instinto Agresion/huida se comporta de manera diferente en entornos familiares, cerrados y relativamente seguros.
Si tu nueva casa despierta tu sensacion de "espacio seguro" es que has elegido bien niña ;)

martes, mayo 16, 2006 2:15:00 p. m.  
Anonymous Pablito ha dicho...

Pero por fortuna o por desgracia, los puentes sólo duran lo que duran, así que cuando escribo este comentario ya habrás vuelto a tu bondad. O no...

Besitos

miércoles, mayo 17, 2006 12:43:00 a. m.  
Anonymous marta morena ha dicho...

a mi me encantan los momentos de egoísmo... esos momentos en que sólo estás tu contigo mismo...
besitos!

jueves, mayo 18, 2006 12:29:00 p. m.  
Blogger Denuedo ha dicho...

Me he sentido muy identificado con tu post. El encuentro con la soledad no querida (aunque nos vayamos sólos a un paraíso a disfrutar de esa soledad) nos aisla y aleja del resto. Los vemos como seres que no comprenden nuestras necesidades. Nos vemos egoistas pero nos excusamos pensando que ellos lo son más. Y una cosa más, que no sean condescendientes con nosotros por favor.

lunes, mayo 22, 2006 1:04:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal