sábado, marzo 08, 2008

El uniforme de Calvin Klein (relato en unos cuantos actos) 1º



Como ya me contaron una vez, la sanidad mental reside en ser capaz de renunciar a metas, o satisfacciones pequeñas en pos de conseguir una mucho mayor y lo creo a pies juntillas. Eso es control, esa cosa que los niños no tienen y por las que deben haber miles de pataletas por segundo.


Sin embargo, yo no tengo voluntad para resistirme al placer, lo cual me convierte en una hedonista, aunque no nos demos mas importancia de la que merezco. Soy una hedonista de pacotilla.

Mis placeres inaplazables normalmente consisten dejarme llevar por alguno de los siete grandes, ellos, los capitales, pereza, gula, lujuria, envidia (pero este muy light, no suelo desear que les quiten lo que yo ansío a quienes lo tienen, sólo tenerlo yo también), ira, y soberbia.

Ayer creo que pequé con más de uno.


Para empezar, quedé a comer con Manolo ( el chico del carcinoma de hace mil post), está estupendamente, solemos pensar que se debió a un error médico y que en vez de carcinoma era un simple quiste. Lo cual me puso soberbia, solo imaginando a los que no estaban conmigo disfrutando su compañía y que hubieran deseado estarlo.


En la comida, me dejé llevar por la gula, había callos con garbanzos y lo siento pero lo mío es un amor con ellos, que sólo entiende quien lo comparte. Y aunque luego tenía un curso chorra, y me iba a invadir la pereza tras la comida, sucumbí. Estaban asquerosos, creo que sólo tomé tres cucharadas. En el curso pequé de soberbia, como he dicho, era un curso chorra y yo me lo sabía.


Por la noche había quedado con una rubia viajera y un amigo común que se iba a traer a otro. Me dio un poco de envidia imaginar que ella llegaría supersexy, guapetona y alicatada y que muy probablemente ligaría y yo, pues puede que estuviera de sujeta cirios otra noche más, porque no tenía tiempo de cambiarme tras el curso e iba, como digo yo, con uno de los uniformes de trabajo, un poco especial eso sí, de negro cerrado y un poco ceñida, viuda alegre y presumiendo de pelo brillante por la mascarilla reciente.


Llegué la primera de las chicas y mi amigo me esperaba a la puerta del lugar elegido, le saludé afectuosa y cuando levanté la vista vi que otro chico y ¡¡¡qué otro chico!!!! se acercaba. No muy alto, bajito para mi gusto, pero torax embudo en el que se adivinaba chocolatina por debajo de la camisa y rostro igualito al mr universo ese español... y se acercaba a saludarme, sonriendo, con unos chispeantes ojos azules y pelo negro revuelto por la gomina. Creí que se me encogía el estomago de absoluta lujuria en una reacción física (luego resultó que eran los callos que andaban dando vueltas por mis tripas).


Mi amiga llegó al poco, perfectamente estupenda y guapa, otra punzadita de envidia por mi parte y la convicción de que esa noche observaría y no participaría. Y aunque últimamente paso bastante del sexo masculino, las chicas somos como somos y no me gusta estar en desventaja. La cena fue muy divertida salpicada de gansadas por mi parte y es que como dije todo el día, mi humor estaba revoltoso, por tanto, le saqué punta a todo lo que se me ocurrió y fue bastante, jo que una tiene que aprovechar sus recursos y cuando hay una guapa, y no puedo comepetir, por lo menos trato de divertirme y tener mi momento de triunfo. Equilibrio y alternancia de exito eso es bueno.


Hablando de infusiones y sus propiedades me las di de lista ante el guapísimo, enumerando sus beneficiosos efectos y señalando con el índice de mi mano derecha los restantes dedos de mi mano izquierda mientras contaba. De repente él me cogió la mano y volvió a repetir las cualidades que yo había citado una a una, al tiempo que acariciaba mis dedos. Este chico es un peligroso, que sabe lo guapo que es y no pierde oportunidad para dejarnos a las chicas medio babeantes a su contacto, me dije. Y sonreí a sus ojos canallas conocedora del juego mientras el vino corría alegre por mi garganta. (continuará....).

Etiquetas:

7 comentarios:

Blogger LOOLA ha dicho...

Cómo sigas así vas a ir directa al infierno, ¿eh?

Los tíos que saben que son guapos y pueden conseguir a cualquier tía que se propongan son en mi diccionario-macho los denominados hombres-objeto. Sólo sirven para lo que sirven. Mucho abdominal, mucha nalga bien puesta, pero poca humildad.

Esperaremos la segunda parte. Besos!

sábado, marzo 08, 2008 10:02:00 p. m.  
Blogger Adise ha dicho...

Uy uy uyyyy...a pecar se ha dicho! Pero oye, por favor, segunda parte de inmediato, eh? ;)

Un besote!!

domingo, marzo 09, 2008 8:25:00 p. m.  
Anonymous Credendo Vides ha dicho...

Cómo q continuará? ahora estoy yo con la ira, q aún no lo has sacado, pq me he quedado con las ganas de saber como acaba...
Saludos desde el Inframundo.

martes, marzo 11, 2008 10:43:00 a. m.  
Blogger Afrodita* (dC) ha dicho...

Me encanto tu As bajo la manga, esa idea de ser agradable con cosas alegres y demás... Así debe ser, si no hay posibilidades de competir (que nadie lo hace) y queremos sentirnos dentro del juego... manos o más bien recursos a la obra...

Si yo hubiera sido tu, los pecados hubieran sobrado, son un chico guapo, tu buen humor, seguro la pasaste genial...

Un abrazo, ya antes pasé por aqui con mi nombre dC... ahora soy afrodita, he cambiado de nombre, por mi blog menciono el porqué..

martes, marzo 11, 2008 8:46:00 p. m.  
Blogger Afrodita* (dC) ha dicho...

Me encanto tu As bajo la manga, esa idea de ser agradable con cosas alegres y demás... Así debe ser, si no hay posibilidades de competir (que nadie lo hace) y queremos sentirnos dentro del juego... manos o más bien recursos a la obra...

Si yo hubiera sido tu, los pecados hubieran sobrado, son un chico guapo, tu buen humor, seguro la pasaste genial...

Un abrazo, ya antes pasé por aqui con mi nombre dC... ahora soy afrodita, he cambiado de nombre, por mi blog menciono el porqué..

martes, marzo 11, 2008 8:46:00 p. m.  
Blogger LOOLA ha dicho...

Sigo esperando la continuación :P

miércoles, marzo 12, 2008 12:35:00 a. m.  
Anonymous Wendeling ha dicho...

Y eso que sólo estás con los pecados antigüos, esperando a que llegues a los nuevos de Benedicto (que no son los huevos a la Benedictina).

Besos de una maia.

miércoles, marzo 12, 2008 9:49:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal