miércoles, diciembre 14, 2005

¿Por dónde empiezo?

Cuando se rompe una relación viene siempre un período de reflexión, y hay que tomarlo con la suficiente cautela y distancia porque es fácil caer en dos posturas, o bien sacar balones fuera, y culpabilizar a tu contrario o caes en la auto culpa. Realmente deslizarte a uno de los dos extremos es sencillo e igual de peligroso. Y la chinita que desestabiliza la balanza hacia uno u otro se llama autoestima.
He roto mi relación y de repente mi vida se me ha caído encima. Como dice mi tocaya "había sido una mitad sin saber mi identidad". Todo ha empezado a girar muy deprisa cuando yo lo único que quería era esconderme. Y es que la vida no se detiene por mucho que tu te pares para situarte. Aún existe dolor, mucho dolor por la pérdida y también esperanza de arreglar las cosas, pero el dejar de mirar para dos y hacerlo solo para mi, me ha hecho consciente de todo lo que había dejado "temporalmente" aparcado, de la importancia que tiene postergar y desde luego del daño que hace.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal