viernes, septiembre 29, 2006


Pulsión de Muerte

Llegaba a casa de mis padres después de las 23:15 de la noche. Ayer tuve un mal día si, y mi querido Iron, aunque sigo un poco mosca con él, dirá que soy una llorona impenitente? no importa. Creo que ya comenté alguna vez, que cuando te sientes deprimida, melancólica o algo parecido, aflora en ti la pulsión de muerte (Pulsión de muerte, postulada por Freud en 1.920, en su obra " Más allá del Principio del Placer ") o lo que viene a ser lo mismo, realizar algo insensato que a todas luces te perjudica. Cosas como emborracharte, fumar, cruzar la calle sin tomar demasiadas precauciones, o tomarte una dosis masiva de somníferos aunque no tuvieras intención de pasar al otro barrio. Es como si para quitarnos un problema nos metiéramos en otro mayor. Idiota, si, por supuesto, pero así funcionamos. Mi pulsión ayer me llevó a conducir con sueño, con mucho sueño.

Llegué sana y salva, y no cerré los ojos ni un momento, me mantuve por la derecha y no a mucha velocidad, pero no tenía seguridad en lo que hacía y reconozco que la única cosa inteligente y que recomiendo que se me ocurrió, fue quitarme los calcetines y enchufar el aire acondicionado directamente a los pies: Funciona y te espabila mucho.

Así que, pensando en las gilipolleces que se hacen cuando te levantas con el día torcido estaba yo después de aparcar, cuando al dirigirme a casa de mis padres, me percaté que la calle estaba vacía y que solo un transeúnte y yo pululábamos por ahí a esas horas. Yo iba detrás de él, y mantuve la distancia mientras le observaba. Andaba cabizbajo, encorvado y medio tambaleante. Me dio la sensación de que estaba borracho?Lo que me faltaba. Para mi malestar me dí cuenta de que el tipo se frenaba, pero yo también reduje la marcha, iba hablando por teléfono, se supone, aunque no se la de estupideces que pude decir, porque estaba más pendiente del borracho que de mi interlocutor.

Para terminar de tensarme se paró en el portal de mis padres y abrió la puerta. Yo también me introduje silenciosa ( le había pedido un momento a mi amigo) justo antes de que esta se cerrase. Yo le seguía con al menos cuatro metros de distancia y una llave agarrada para usar como objeto punzante ( la de pelis que he visto ).

El tio subía las escaleras trastabillándose ( hay como 12 hasta llegar al ascensor ) y se echó mano al bolsillo de atrás levantándose al hacerlo la rebeca que le cubría sus posaderas y mostrando para mi terror más absoluto una cartuchera con una pistola.

Todo sucedió muy rápido, las escenas de mujeres muertas y violadas se apareció en mi cabeza, como si estuviera viendo csi, y mientras yo pensaba esto y mientras el cogía las llaves, se que se percató de mi presencia por el rabillo del ojo.

No podía esconderme y dar la vuelta, me había visto y lo primero que se vino a mi cabeza fue hablar con él, por aquello de que si consiguen verte como a una persona reduces riesgo de agresión. (Deducción basada en el relato de Javier el asesino del juego de rol y de cómo no mató a un chaval en la parada de autobús porque les empezó a hablar y ya les dio mal rollo matarle).

Me esperó hasta que yo llegué al ascensor, manteniendo la puerta abierta, no se ni como lo hice, pero le dediqué mi mayor sonrisa colgate. Cuando le miré, si cabe, me entró más miedo en el cuerpo. El tipo tenía un rostro extraño, como si llevara perpetuamente una mueca, pero lo que más me espeluznó fueron los ojos inyectados en sangre y las marcadísimas ojeras que gastaba. Sonreí y miré al suelo simulando timidez ( tu te crees a mi edad ) para no mirarle a la cara porque pensé que percataría de mi miedo y desagrado.

¿A que piso vas? Me preguntó

Al quinto, contesté intentando sonreír. Yo también añadió.

Y lo tuve claro, ya no me quedó ninguna duda, lo que no entiendo es como no me lo hice encima en ese momento, pero pude controlar mis esfínteres.

Un sentimiento de calma trascendente me invadió, de verdad, una cosa es contarlo y otra sentirlo. Me dirigía hacia mi destino fatal, sin siquiera cuestionármelo, supongo que como los corderos van al matadero. No se por qué, pero le miré serenamente, sin odio, de frente, sin provocación ni chulería, pero tampoco sin miedo. Ni siquiera recuerdo que me latiera el corazón descontroladamente, que va. Yo era la viva imagen del dominio y de la calma.

Llegamos al quinto y me dejó salir primero, yo me dirigí inmediatamente hacia la puerta de mis padres y llevaba las llaves en la mano. No fui precipitada, metí la llave con aplomo y sin dudas en la cerradura y comencé a girar la cerradura de seguridad. Le sentí acercarse, pero no quise darme la vuelta ya estaba a unos centímetros de mí y casi sentía su calor y oía su respiración. Cuando ya tenía yo todos mis pelos de punta y ahora si me latía el corazón desbocado, oí un ruido en la cerradura de la puerta de mis vecinos, que forma ángulo recto con la de mis padres, de manera, que de juntas que están, dos personas que entren cada una en una de las casas, casi se tocan, como era nuestro caso.

Aun no había terminado de abrir la puerta de casa de mis padres, cuando me acordé de que mi vecina, alquila habitaciones y que están ocupadas por policías.

La carcajada que solté creo que aun resuena en el edificio. Mi madre me miró como diciendo, esta mujer no se cuando va a crecer y siguió viendo cuéntame ese. Yo me fui a mi habitación partida de risa y explicándole a mi amigo al teléfono lo que había pasado y es que ya me había olvidado de él y seguí riéndome mientras veía médium.

Moraleja: Mucho se dice de confiar en los instintos, pero hay que saber distinguir lo que son instintos, de lo que es la más pura y descontrolada imaginación.

Buen finde a todos.

13 comentarios:

Anonymous yahoraquebonita ha dicho...

Jajajaja muy bueno jajaja me recuerdas a mi jajaja si es que...la imaginacion da pa mucho

Oye me apunto lo de los pies

Unn besazo guapa

PD: yo tb estoy actualizada :P

viernes, septiembre 29, 2006 3:25:00 p. m.  
Blogger Reiki ha dicho...

Ayyy chuamuka, como me has sacado un sustotote!!! Ya iba yo leyendo y cada palabra sentia como me tensaba mas y mas. Sobre todo en la parte en que detuvo la puerta para esperarte!!! o_O

Que miedo!!! Que bueno que no paso a mayores, que bueno que solo era tu loca y desbordada mentecita haciendo jugarretas... fiuuuu

viernes, septiembre 29, 2006 5:35:00 p. m.  
Blogger Anamen ha dicho...

La verdad es que yo ayer lo viví medio flotando, es como si te vieras en una situación pero como si fuera en una película. Realmente todo el mundo me ha dicho que estoy medio loca por meterme en un ascensor con alguien que me daba miedo, ya ya se que podía haber dicho que subía andando, pero es que no lo vi como una posibilidad, pense que se me vería el miedo en la cara y por eso hice lo que hice. El pobre hombre fijo que estaba dormido por salir de trabajar de un turno chungo. jajajaja

viernes, septiembre 29, 2006 5:48:00 p. m.  
Blogger Trisha ha dicho...

no manches, me tuviste como en las peliculas de terror, todo el relato en completo suspenso para terminar con tremenda carcajada,...
Esta bien imaginarm pues a pesar de tremendo sustote, despues tu terapia de risa quien te la quita?

sábado, septiembre 30, 2006 8:02:00 p. m.  
Anonymous Basileia ha dicho...

Que valiente, yo no hubiera entrado en el ascensor.

lunes, octubre 02, 2006 3:19:00 p. m.  
Blogger carmncitta ha dicho...

bufff que intriga hasta el final del post!!! me ha gustado mucho, si es que a veces las cosas no son lo que parecen (aunque yo me hubiera cagado, ni calma ni ostias, que cunda el pánico!!)

Por cierto, lo de las llaves siempre lo he pensado yo, luego seguro que no sirve de nada!!

saludos

lunes, octubre 02, 2006 5:02:00 p. m.  
Anonymous vergonzoso ha dicho...

joder. me has acojonado !

martes, octubre 03, 2006 12:57:00 a. m.  
Anonymous anamen ha dicho...

Trisha: La verdad que si, después de los nervios no puedes parar de reirte y al final te quedas más relajada que antes del episodio.
Basileia: La verdad es que no pienso que fuera valentía, es que creí que si salía corriendo me pegaría dos tiros: Repito, con sueño y sugestionada por las pelis es hasta lógico hacer lo que hice.
Carmncitta: Tal vez de alguna manera si hice caso a mis instintos y por eso estuve tranquila, eso o es que tenía tanto sueño que no podía ni reaccionar y lo de las llaves te lo contarán en cualquier curso de defensa personal, lo que no te dicen es como tener los suficientes @@ para usarlas.
Vergonzoso: No te has reído ni un poco al final pensando que era lógico??

En cualquier caso bienvenid@s tod@s, como dice peluche, pasad y tomaros algo.

martes, octubre 03, 2006 1:38:00 p. m.  
Anonymous Pablito ha dicho...

Vaya, vuelve uno después de una travesía en el desierto y se encuentra que las cosas no han cambiado nada: ¡¡sigues siendo una histérica!! Me encanta. Así sí que da gusto volver, jijijij...

Un besote

viernes, octubre 06, 2006 1:56:00 a. m.  
Blogger Afrodita ha dicho...

Si es q las apariencias engañan!!! jajajajajaja
Besotes

sábado, octubre 07, 2006 5:28:00 p. m.  
Blogger AZUL ha dicho...

Realmente hay situaciones que a veces
no sabemos como reaccionar, el impulso
a veces es lo primero a seguir.

Un bikiño ):)

domingo, octubre 08, 2006 7:34:00 p. m.  
Anonymous Credendo Vides ha dicho...

Puede q sea una falsa imaginación, pero yo también habría pasado miedo viendo un arma y en un sitio tan pequeño como un ascensor.
Menos mal q la risa nos salva de muchos malos momentos.
Saludos desde el Inframundo.

lunes, octubre 09, 2006 11:31:00 p. m.  
Blogger smilysmiles ha dicho...

jajajaja!!me he reido mucho con tu post!!
es que a veces las paranoias salen de su escondite ... ;)

un beso

martes, octubre 10, 2006 11:38:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal