viernes, octubre 20, 2006

Amigos míos, voy a haceros daño, vais a hacerme daño.

El zorro se calló y miró un buen rato al principito:

-Por favor... domestícame -le dijo.

-Bien quisiera -le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.

-Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!

-¿Qué debo hacer? -preguntó el principito.

-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...

El principito volvió al día siguiente.

-Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.

-¿Qué es un rito? -inquirió el principito.

-Es también algo demasiado olvidado -dijo el zorro-. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra.

Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.

De esta manera el principito domesticó al zorro.

_________________________________________________________

Me gusta conducir, me gusta conducir hasta mi casa por las supercojoanchas carreteras, últimamente tengo la sensación de que veo peor, pero me gustan esos 20 o 30 minutos que paso con el casi piloto automático y le mente en ebullición. Creo que en esos momentos pienso muy bien.

Mi frase, la que repito muy a menudo es: "Si siempre recorres los mismos caminos siempre llegarás a los mismos lugares".

En estos momentos mi vida entera es una guerra:

Las primeras batallas son las de amistad, soy bastante paciente y aguanto y justifico a veces demasiado, aunque tengo pronto champán, pero como yo digo, cuando despotrico, todo va bien. Todo es arreglable, a gritos, o a hostia limpia, pero superable. El problema es cuando se satura mi paciencia, es difícil, pero ocurre, en ese momento me congelo, ejerzo un control absoluto sobre mi misma y no digo una palabra, simplemente me callo y desaparezco porque en ese momento he decidido que no merece la pena seguir intentándolo y sin dar una explicación me voy y no es un acto de la voluntad, o tal vez si, lo que ocurre, es que sin más se me quitan las ganas.

A lo largo de mi vida, me ha ocurrido alguna vez, veces en las que me he ido sin mediar palabra, luego claro me reprochan el irme, parece una respuesta exagerada ante una gotita de nada, aunque para mi es la que colmó el vaso.

Sentía que iba a hacerlo de nuevo, que medio lo estaba haciendo y mi frase se me repetía en el cerebro martilleándome: ?Si siempre recorres los mismos caminos siempre llegarás a los mismos lugares?. "Si siempre recorres los mismos caminos siempre llegarás a los mismos lugares". "Si siempre recorres los mismos caminos siempre llegarás a los mismos lugares".

Y de repente, como sucedió con la bioestadística, todo se ha hecho claro en un instante. Yo me he ido cuando he comprendido o sentido que se había acabado y es como si enunciara una profecía autocumplida, se acababa.

A vosotros amigos que ya no estáis, pero que estuvisteis, a vosotros os citaré para daros mis razones y mis por qué que un día no os dí, aunque algunos ni siquiera os molestasteis en pedirlos, aceptasteis agraviados mi marcha. No creo que salve ninguna de esas amistades, pero estoy en fase pesimista, asi que mi criterio no es de fiar. Se que voy a hacer daño y se que puedo salir herida y puede que me lleve alguna sorpresa, pero creo que tengo que hacerlo aún con todo, quizás toque fondo del todo y allí me quede, o solamente coja impulso. No lo sé pero abriré a cada uno la puerta que contiene su dolor. Espero quedarme en paz. Andaré un camino que nunca he andado, espero que me lleve a un lugar bello.


Actualización:

Campanilla:... bienvenida... me consuela ver que no soy la única que siente eso de mismos caminos = mismos lugares.

Trisha: Te recomiendo el libro del principito, es algo muy especial. Enseña muchas cosas.

[Ge]: Pronto actualizaré,como aperitivo diré que ya he realizado una prueba y de momento el resultado ta bien, me he enterado de cosas muy interesantes.

Despistado: No quiero que llores, tu madre entiendo era una magnifica mujer, yo también amo ese libro, así que por ella saca lo mejor de ti.

Yahorauquebonita: Guapa, todos los caminos están dentro de ti, pero hay que saber verlos y atreverse a dar el primer paso, no anclarse en lo que siempre hemos hecho. No creo que se pueda andar un camino que no es tuyo, y para eso debe estar dentro de ti. Es la única manera de conocerlo.

Lautremont: Bienvenido. Estoy convencida de que hay una serie de cosas en la vida por las que tienes que pasar irremediablemente, y te las vas a encontrar andando el camino que andes. Esas cosas estarán ahí pq te toca pero a lo mejor llegas a ellas de una forma más relajada. Creo que vale la pena intentarlo.

Reiki: Yo no sabría decirlo mejor. Pero una cosa es decirlo y otra hacerlo. Funcionamos estupendamente en lo que se refiere a pensar razonar y planificar, a la hora de moverte las cosas son más duras
Gracias a todos por vuestras palabras y opiniones

9 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

bien por el principito, bien por tu comentario, a veces yo también tengo esa idea de mismo camino, mismos lugares.

viernes, octubre 20, 2006 2:14:00 p. m.  
Blogger Trisha ha dicho...

Agradable relato del zorro, y con respecto a tu vivencia personal sin palabras, estaremos aqui al pendiente, haber que sucede despues.

viernes, octubre 20, 2006 8:57:00 p. m.  
Blogger [Ge] ha dicho...

Uau... quisiera saber mas... así que seguiré viniendo, me gusta cómo escribes, diceindo mucho sin decir nada. Besos!

viernes, octubre 20, 2006 11:26:00 p. m.  
Anonymous Despistado ha dicho...

"Si siempre recorres los mismos caminos siempre llegarás a los mismos lugares".
Esta frase me la apunto...vale? Para mí en estos momentos es importante recordarla, como un mantra, para no volver al mismo error.

El fragmento que has elegido del Principito es probablemente mi favorito. Mi madre amaba este cuento y cuando leo esta parte siempre me acuerdo de ella, a veces me hace llorar...

Espero que encuentres las respuestas que buscas. Seguiré por aquí, me gusta mucho el tono y la profundidad de lo que escribes.
saludos noctámbulos

sábado, octubre 21, 2006 2:55:00 a. m.  
Anonymous yahoraquebonita ha dicho...

Me encanta el prncipito, creo q lo he leido un millon d veces

Sin embargo... no creo estar de acuerdo con tu mantra, pq para mi los lugares estan dentro d uno mismo, solo cuando eres feliz el lugar es el indicado.
Nuestra percepcion es subjetiva, puedes verlo igual o diferente, asi como puedes cambiar d ruta y d lugar pero lo esencial es q lo q esta en tu interior siempre te acompaña, haciendote feliz o desgraciada

Un besazo

domingo, octubre 22, 2006 5:33:00 p. m.  
Anonymous Lautreamont ha dicho...

Totalmente de acuerdo, yahoraquebonita. Si hay algo de lo que estoy seguro es que nada es seguro. Y mi sensación personal está mucho más cerca de pensar que recorrer los mismos caminos lleva a lugares distintos irremisiblemente. Al menos, esa es mi experiencia.

Por otra parte, siempre he pensado que tomar decisiones drásticas en momentos en lo que no estás bien es un billete de ida a la equivocación.

IMHO

domingo, octubre 22, 2006 6:18:00 p. m.  
Blogger Oren ha dicho...

Me encantan la fábulas, conducir no lo sé, pero viajar desde luego.

Saludos desde la Fortaleza

domingo, octubre 22, 2006 8:52:00 p. m.  
Blogger Reiki ha dicho...

Yo tambien pienso que no es necesario apegarse a los mismos caminos siempre. A veces es bueno detenerse a pensar cuáles de esas rutas han sido las que has descuidado, por las que menos has pasado y considerar visitarlas de nuevo, tan siquiera para no olvidarlas, o ver cómo han cambiado.

domingo, octubre 22, 2006 8:55:00 p. m.  
Anonymous Credendo Vides ha dicho...

Bueno, espero q no salieras muy herida después de abrir esas "cajas de Pandora" q querías abrir.
Me encanta El Principito.
Saludos desde el Inframundo.

jueves, octubre 26, 2006 9:44:00 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal